Columnas

Detrás del Micrófono

  • 8
  •  
  •  
  •  

Por: Charlye Barrera

  • Semifinales listas en LMP
  • Refuerzos para los 4 grandes

Con la novedad que ya están los cuatro finalistas dentro del mejor beisbol de todo México, el invierno ya tiene a los conjuntos que buscarán convertirse en el nuevo monarca. Por un lado, está el análisis de los equipos eliminados.

Naranjeros de Hermosillo, que vaya que batallaron en la primera vuelta, en donde simplemente los resultados no se le daban, cambios de extranjeros y que en la segunda vuelta ilusionaron a sus fieles algunos aficionados naranjas, pero que al final todo quedó en el abismo, siendo derrotados por el ahora llamado caballo negro o mas bien verde de los Cañeros de los Mochis.

Los que ya salieron a decir con todas su letras de que esta temporada es un fracaso, fueron los dueños de la llamada nación guinda la familia Ley, en reunión con la prensa así lo dijo tajantemente y que ellos son los únicos responsables, como cambio la visión de los seguidores guindas, algunos ya se hacían en el desfile del bicampeonato, cuando apenas estaban en la primera ronda y de ahí no pasaron, de manos de un equipo que mostró mucha más actitud, algunos de la tierra del tomate, ya decían que los mariachis callaron, pero vaya sorpresa el mariachi tocó al son que quiso y dejó fuera a Tomateros.

Que si el cambio de manager en las últimas instancias los afectó, que si problemas de vestidor, cambios raros en el lineup, en fin, la falta de bateo y un relevo que no funcionó, fueron claves para que Culiacán se quedará en el camino, pero ya los “amenazaron” sus dueños en la próxima temporada van a “arremangar con todos”, pues como dicen por acá de “lengua se comen hasta dos platos”, y “San Benjamín Gil” no estuvo y se rumora podría regresar, pero como el mismo lo dijo en sus “delicadas palabras” ahora si no se la “pelaron”, en fin ya el tiempo lo dirá…

Los que sí están del otro lado en la gran fiesta de enero, son los Venados de Mazatlán, que dirige el extraordinario pelotero dentro y fuera del terreno de juego, el buen amigo Juan José Pacho, que ha dado nuevos bríos a su equipo, sus amados Venados que tantas grandes hazañas hiciera como pelotero activo, y ahora dirigiendo sus riendas, los pone en la antesala de la final, primero tendrá que pasar por encima a unos de los grandes favoritos y que vaya tienen ya la urgencia de alzarse con el título los Charros de Jalisco.

Los de la tierra del tequila están siendo manejados por el oriundo de San Luis Río Colorado, Roberto Chapo Vizcarra, que ya cuenta entre sus cuentas, con el título con los Caballeros Águilas, y ahora buscará hacer la hombrada para llevar por fin al campeonato a los que montan a caballo y que se ha convertido en un equipo que pelea en las últimas instancias.

La otra serie medirá fuerzas, los Yaquis de Obregón que se parecía sería una temporada para el olvido pero vaya que las cosas han cambiado y emocionan a los de la antigua Cajeme, después de un ir y venir de peloteros, y de dirigentes, de la mano de Sergio Omar Gastelum, les dio otra cara a los Yaquis, ahora empiezan a soñar aficionados de siempre como el buen amigo Ignacio “Nacho” Redondo, el dueño del mini súper Marjos que vaya que los defiende a capa y espada y ahora a desempolvar las casacas y gorras.

A pesar de haberse colado a la siguiente ronda como el comodín, el mejor perdedor, el “menos pior” como gusten llamarle, ya están ahí y ahora si les tocara demostrar de lo que están hechos.

Mientras que enfrente tendrán a los Cañeros de los Mochis, quienes también cuenta con manager joven y que conoce a la perfección a su rival, cuando menos a su manager, pues ambos jugaron muchos años para los Diablos Rojos del México, y que ambos fueron campeones en años seguidos con los Marineros de Ensenada en la LNM, se podría decir son dirigentes de la misma escuela, tanto Sergio Omar Gastelum y Víctor Flamingo Bojórquez.

Harán una serie a “muerte” para buscar un boleto para la final, a los Cañeros se les menciona como el caballo negro o el equipo que puede dar la campanada para ser uno de los finalistas e incluso algunos ya lo ponen como el próximo campeón de la LMP, pero el camino aún está largo y escabroso.

Los refuerzos adquiridos, por los cuatro equipos, siempre se dice que deben de ir por picheo, pero como mencionábamos en pasadas columnas, las cosas dependen de las dolencias de cada conjunto, Yaquis se fue por el “zíper” experimentado Jake Sánchez quien ya sabe lo que es ser campeón en el circuito invernal y el grandes ligas Oliver Pérez como segunda opción.

Venados fueron por el novato del año y casi campeón bateador Jason Atondo, que vaya tuvo una temporada de alfombra y caravana, de los más rescatable para los de la tierra naranja, y que con la incursión del guaymense Ramon Pulpita Ríos, señalan tener las piezas claves que los lleven a conseguir grandes cosas. Aparte anotaron a Juan Pablo Oramas en plan B.

Mochis se fue por la “regla no escrita” y jalaron por lanzadores, los que todos decían sería el número uno el tomatero Héctor Daniel Rodríguez y como segunda opción Manny Barreda, equipo completo para los verdes que suenan como uno de los favoritos.

Charros vs Yaquis es la final que muchos vaticinan en una encuesta realizada en este momento en nuestras redes sociales y no pueden estar tan errados, aunque en el rey de deportes las cosas se pueden cambiar y si no que le pregunten a Venados y Cañeros, pero esto solo son encuesta y anhelos de fanáticos, ya veremos como se empiezan a desarrollar las cosas.

Nos leemos en la siguiente, se nos termina el espacio, un abrazo para todos ustedes amigos lectores hasta la próxima.

Danos tu opinión

comentarios

To Top